miércoles, 21 de marzo de 2012

La música en la enseñanza básica


Título: “La música en la enseñanza básica”
Autor: Janet Mills                              Año: 1997                            Editorial: Andrés Bello
Capítulo: 1: Los profesores de enseñanza básica y la música.

                                                                                
A través de su texto, Janet Mills nos hace cuestionar la realidad que se vive en las aulas a la hora de enseñar música. Creemos que el planteamiento más importante que sugiere la autora, es que la música sea enseñada, al igual que el resto de las asignaturas, por el profesor generalista. Ciertamente esto no sucede, pues se contratan profesores especialistas en el subsector para enseñar música.
Para que tal propósito se cumpla, no es necesario que se dejen de contratar profesores de música, sino más bien fomentar un trabajo interdisciplinario, colaborativo y de confianza entre los especialistas en música y los profesores generalistas.
La autora defiende enfáticamente su tesis de que todos los profesores pueden enseñar música, siempre y cuando tengan confianza en lo que van a enseñar.
Así también, la música es para todos los estudiantes, por lo que cualquiera de ellos, con una buena formación, será capaz de desarrollarse plenamente en los elementos claves y básicos de la música: audición, interpretación y audición.
Para aquello, es trascendental que el educador, luego de fortalecer su confianza, confíe también en sus estudiantes y les tenga altas expectativas, pues eso aumenta la probabilidad del éxito de los estudiantes, como lo refleja el Efecto Pigmalión.

El primer paso, dice Mills, es fortalecer confianzas tanto de parte del educador, como del educando, sin embargo, con ello no se logrará una clase provechosa en el área.
Esto debe ir acompañado de un segundo paso: el ámbito curricular.
La autora señala explícitamente la necesidad de diseñar programas educativos propios para cada colegio, y cada curso, con la finalidad de conseguir un aprendizaje contextualizado y significativo para los estudiantes.
Esto fomentará que los aprendizajes esperados estén acordes con lo que los estudiantes requieren, y con lo que los profesores pueden enseñar. Así se fortalecerá aún más la confianza, pues todos y todas pondrán cumplir las metas que se espera y no existirán frustraciones.
Una última postura que señala Mills casi al final de su capítulo, y que resulta alentador para sostener su tesis de que todos los profesores pueden enseñar música, es que por medio de actividades bien elaboradas, es posible abarcar todos los contenidos que se deben enseñar en la educación básica, sin la necesidad de recurrir a la notación musical. Ello libera en cierta medida la labor del docente.





III. Breve Comentario Personal.
Ni siquiera los clásicos Simpson tenían
la suerte de que su profesor generalista
les hiciera clases de música.
A título personal, consideramos que la visión que plantea Janet Mills es totalmente aceptable, pues sería ideal que seamos los profesores generalistas quienes pudiésemos acompañar a los estudiantes en todas las áreas, y no dejarlos con profesores que quizás no los conozcan tan en profundidad en el área de música.
Si bien Mills defiende su postura con argumentos totalmente válidos, también creemos necesario señalar que en nuestra realidad, es complicado pretender que todos los profesores generalistas sean capaces de inculcar en sus educandos la teoría musical de manera correcta, y el goce por la misma. Esto básicamente por la escasa preparación que se nos brinda en la formación, tanto en nuestra escolaridad, como en la formación superior, lo que nos limita bastante a la hora de tener estrategias de enseñanza.
Como profesores en formación de Pedagogía General Básica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, no nos sentimos preparados para abarcar la variedad de contenidos que se nos exigen desde el Ministerio de Educación, pues nuestra formación se basa en tan solo 2 cursos, uno teórico de 4 meses, y uno didáctico de 2 meses, lo que no es suficiente para formarnos para formar.
En este sentido, la propuesta de Mills aparece como una idea sugerente y atractiva, pero muy dificil de llevar a la implementación en las aulas chilenas.



A modo de ejemplificar lo que se vive en nuestras aulas, les dejamos un video en donde la clase de música se deja para que expertos en el área den cátedras de lo que es interpretar una canción con instrumentos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada